"Loading..."

Madison Peru

¿Para qué sirve el neuromarketing?

¿Para qué sirve el neuromarketing?

¿Qué motivaciones tienen nuestros clientes durante el proceso de adquisición de un producto o servicio? Durante mucho tiempo, profesionales y expertos relacionados con el mundo de la publicidad, la comunicación y la mercadotecnia se han formulado esta pregunta con el objetivo de conocer mejor el comportamiento de los consumidores. En este contexto, el neuromarketing se postula como el vehículo principal para llegar hasta la respuesta más acertada.

Cuando hablamos de neuromarketing, nos referimos a la aplicación de distintas técnicas de investigación, basadas en la neurociencia, que tienen como objetivo el estudio de las reacciones del cerebro ante los estímulos publicitarios. En la mayoría de los casos, la decisión de compra viene determinada por las emociones más que por el raciocinio, por lo que el análisis de las sensaciones resulta esencial de cara al establecimiento de una comunicación satisfactoria entre marcas y usuarios.

Mediante el estudio de los procesos cerebrales que llevan a una persona a realizar una compra, las distintas técnicas de neuromarketing son capaces de dibujar un mapa preciso sobre las conductas, emociones y percepciones del consumidor. El resultado será clave para definir las tácticas de marketing y comunicación que mejor se ajusten a él. Se trata de optimizar la estrategia para obtener resultados cuantificables y medibles.

El factor diferencial del neuromarketing en la investigación de mercados reside en su imperceptibilidad. Generalmente, estas técnicas pasan inadvertidas para la gran mayoría de consumidores, porque sus efectos se desarrollan de manera interna en el cerebro. En muchas ocasiones, dichos consumidores no son conscientes de que su comportamiento está siendo analizado, por lo que los resultados son muy eficaces. Al contrario, en las técnicas tradicionales (cuestionarios, encuestas, etc.) el comprador puede “maquillar” sus respuestas, creando un sesgo en la investigación.

Una de las mayores fortalezas del neuromarketing es que pone a disposición de las empresas las necesidades y expectativas de sus clientes. Esto les permite conocer su comportamiento y forjar un vínculo emocional con ellos que puede ser determinante a la hora de su fidelización. No debemos olvidar que aquellos usuarios que se sienten identificados y emocionalmente vinculados a una marca, pasan de ser meros consumidores a prescriptores y firmes defensores de la misma.

Factores tales como el olor, la música, las imágenes o los colores que caracterizan a una empresa son fundamentales a la hora de crear la fórmula mágica para seducir al consumidor y están directamente relacionados con las investigaciones derivadas del neuromarketing.

¿Crees que el neuromarketing revolucionará la publicidad tal y como la conocemos hasta el momento?

Compartir:

VISITA NUESTRAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE MADISON PERU